Bizancio

Imperio Romano de Oriente. Surge a partir de la división del Imperio romano en dos partes: occidental y oriental, al fragmentarlo el emperador Teodosio y cederlo a sus a cada uno de sus hijos.

El Imperio romano de oriente, Bizancio, resistió a los ataques de los bárbaros y on Justiniano (518 -566) logro reconstruir una gran parte del Imperio Romano. Subsistió casi 10 siglos con momentos de crisis y esplendor.

Protagonizó en cisma eclesiástico en el siglo XI, separándose la Iglesia de Oriente de la Iglesia de Roma.

Su capital Constantinopla y su basílica más emblemática Santa Sofía da una muestra de la relevancia del arte bizantino.

Cisma de la Iglesia. En el siglo XI se produce la separación de la Iglesia de Oriente de la Iglesia de Roma ante la rivalidad jerárquica entre Patriarca de Constantinopla y el Papa de Roma.

Viene a responder a la nueva estructura de poder político que genera el Imperio Bizantino y su capital Constantinopla. Ver Patriarca de Constantinopla.

Constantinopla. Inaugurada cuando aún no estaba concluida en 330 (se concluyó en 336), llegaría a convertirse en época de Justiniano en el mayor mercado del mundo y en la plaza "puente" entre el tráfico del comercio occidental y oriental.

Constantinopla fue construida siguiendo el modelo de Roma (sobre siete colinas, con catorce regiones, foro, capitolio y senado, y su territorio estaría libre de impuestos) (ver más en Internet) Eslavos.

Pueblos que iniciaron a partir del siglo VI una gran expansión, formaron reinos en la parte de la actual Europa oriental (Polonia, Croacia, Bulgaria....). Francos. Pueblo bárbaro que se estableció en la Galia.

Ver también Germánicos. Germánicos (Bárbaros). Pueblos establecidos al lado Norte del Danubio y Rin que protagonizan las invasiones y desaparición del Imperio Romano de Occidente.

Posteriormente establecieron una serie de reinos en su mayoría efímeros: Visigodos (Hispania), Francos (Galia), Vándalos (Norte de África), Ostrogodos (Italia) y los anglos y sajones (Britania). Aprovecharon en gran medida el legado romano (leyes y administración), adoptaron el Cristianismo como religión y el latín como lengua. (Ver más, enlace sobre esta materia) Imperio Romano de Occidente.

El Emperador Teodosio dividió el Imperio Romano entre sus dos hijos: Occidente (Arcadio) y Oriente (Honorio). El primero no pudo contener la invasión bárbara.

En el año 476 Rómulo Augustulo fue depuesto como último emperador y fin del Imperio de Occidente (Ver más, enlace sobre esta materia) Imperio Romano de Oriente. A diferencia de Occidente, resistió los ataque de los Bárbaros, se mantuvo diez siglos (V-XV).

En tiempos del emperador Justiniano se reconstruyó una gran parte del Imperio romano, constituyendo el Imperio Bizantino cuya capital fue Constantinopla, centro comercial entre oriente y occidente de primer orden. Justiniano.

Emperador más relevante del Imperio Bizantino que llegó a a reconstruir una buena parte de Imperio Romano, desde oriente, con sede en Constantinopla, a través de la ocupación de gran parte del norte de África y el sur de la península ibérica visigoda.

A sus éxitos militares hay que agregar que convirtió Constantinopla en el centro artístico, comercial y religioso (cisma de oriente) del mundo.

En materia jurídica su papel será clave en la historia por ser el inspirador e impulsor del Corpus Iurus Civilis; esto es, la recopilación en una serie de leyes la tradicional jurisdicción romana para su armonización en el territorio. Ostrogodos.

Pueblo bárbaro que se estableció en Italia. Ver también Germánicos. Patriarca de Constantinopla. Máximo representante de la Iglesia ortodoxa. Protagonizó el Cisma de oriente en el que la iglesia cristiana de oriente se segregó de Roma.

Era considerado la segunda autoridad del Imperio Bizantino y era nombrado por el emperador a propuesta de ternas de los obispos.

Toledo. A lo largo de la edad media desempeñaría un importante papel. Con los Visigodos y durante el reinado de Leovigildo (568-586) se erige como capital del Imperio Visigodo.

Durante los siglos XII y XIII fue el centro más importante de traducción e intercambio de conocimientos entre oriente y occidente (especialmente durante el reinado de Alfonso X el Sabio).

Santa Sofía de Constantinopla. Ver arquitectura Bizantina y Bizancio, el imperio cristiano de Oriente. Vándalos. Pueblo bárbaro que se establecióen el Norte de África. Ver también Germánicos. Visigodos.

Tras la invasión de los bárbaros y la descomposición del Imperio Romano de Occidente, los Visigodos, pueblo germánico del grupo de los godos, establecieron su reino en la Península Ibérica (Hispania) en el transcurso del siglo VI. Su asentamiento preferente inicial se ubicó en la Cuenca del Duero.

Pero fue durante el reinado de Leovigildo (568-586) cuando el reino visigodo de Toledo comenzó a cobrar entidad. Este monarca consiguió extender su dominio político efectivo en la mayor parte del territorio peninsular (ver más, enlace sobre la materia)