Macabeos

Cuatro libros, dos de los cuales (1 y 2 Macabeos) son parte de los deuterocanónicos del Antiguo Testamento para los católicos y cristianos ortodoxos, aunque los protestantes los incluyen entre los apócrifos. 

Los otros dos (3 y 4 Macabeos) están considerados de diversas formas por las diferentes tradiciones cristianas. La iglesia ortodoxa griega incluye a Macabeos 3 en el canon de la Biblia, y a Macabeos 4 como apéndice del canon bíblico. 

Macabeos 3 y 4 son considerados por los protestantes como parte de los pseudoepígrafos, y por los católicos como parte de los apócrifos. Ninguno de los cuatro libros está incluido en la Biblia hebrea. 

El nombre Macabeos se deriva del seudónimo del líder militar Judas, o Iehudá, Macabeo (latín, del arameo maqqaba, posiblemente "el martillador"). 

Fue el más renombrado miembro de los Asmoneos, una familia de patriotas judíos de los siglos II y I a.C. 

véaseMacabeos Familia.


El primer libro

Conocido como 1 Macabeos, esta obra histórica da cuenta de las actividades de la familia de los Asmoneos durante la lucha de los judíos por su independencia en el periodo que va desde el 175 a aproximadamente el 134 a.C. 

Se lo ha datado en torno al 100 a.C. Su autor es anónimo, aunque los especialistas creen que fue un judío palestino, probablemente un admirador de los Asmoneos. Modeló su libro en gran medida siguiendo el patrón de los libros de Reyes y Crónicas. 

El libro se conserva sólo en sus traducciones al griego, habiéndose perdido el original hebreo. Los capítulos 1 y 2 relatan sucintamente el trasfondo y el estallido de la revuelta macabea contra el rey seléucida Antíoco IV Epifanes.


Detalle: la biografía de Judas 

Macabeos: 3

1. Y lo sucedió en el gobierno su hijo Judas, que tenía el sobrenombre de Macabeo.

Macabeos: 9

22. El Señor mismo los hará pedazos en nuestra presencia; y así no los temáis.

Jonatán y Simón 

Macabeos: 9

23. Luego que acabó de pronunciar estas palabras se arrojó de improviso sobre los enemigos, y derrotó a Serón con todo su ejército.

Macabeos: 13; 1-14

Macabeos: 13; 1-17

El libro termina con una breve referencia al reinado de Juan Hircán (o Hircano), hijo de Simón 

Macabeos: 16; 18-24

Muchos especialistas consideran que 1 Macabeos es la mejor fuente de este periodo de la historia judía.


El segundo libro

Conocido como 2 Macabeos, se trata de un epítome, o versión resumida, de una historia en cinco volúmenes, al parecer una obra de Jasón de Cirene 

2 Macabeos: 2

23. recobrando el templo más célebre que hay en el mundo, y librando la ciudad de la esclavitud, y restableciendo la observancia de las leyes, las cuales se hallaban abolidas, habiéndoles favorecido el Señor con toda suerte de prosperidades;

El autor del resumen es anónimo; su libro se ha conservado en griego. 

Los especialista han datado a 2 Macabeos de forma diversa, entre el 125 a.C. y el 70 d.C. aproximadamente. 

El libro relata la historia de los judíos entre el 180 y el 160 a.C. (más específicamente, durante el periodo de la carrera de Judas Macabeo), por lo que es paralelo a:

1 Macabeos: 1

10. Y así que él murió, se coronaron todos, y después de ellos sus hijos por espacio de muchos años; y se multiplicaron los males sobre la tierra.

1 Macabeos:  7

47. Se apoderaron en seguida de sus despojos, y cortaron la cabeza a Nicanor, y su mano derecha, la cual había levantado él contra el templo, y las llevaron y colgaron a la vista de Jerusalén.

48. Se alegró sobremanera el pueblo con la victoria, y pasaron aquel día en gran regocijo:

49. Y ordenó Judas que se celebrase todos los años esta fiesta a trece del mes de Adar.

50. Y la tierra de Judá quedó en reposo algún poco de tiempo.

Parte de este material complementa al de 1 Macabeos, aunque en la narrativa se hace hincapié en la teología y en los milagros, por lo que la mayoría de los especialistas consideran que su valor histórico es inferior al de 1 Macabeos. 

Los teólogos han hallado de interés a 2 Macabeos debido a la referencia precristiana que se hace en él a la resurrección de los muertos 

2 Macabeos: 12

43. Y habiendo recogido en una colecta que mandó hacer doce mil monedas de plata, las envió a Jerusalén, a fin de que se ofreciese un sacrificio por los pecados de estos difuntos*, teniendo, como tenía, buenos y religiosos sentimientos acerca de la resurrección.

44. (Pues si no esperara que los que habían de resucitar, habría tenido por cosa superflua e inútil rogar por los difuntos),

45. y porque consideraba que a los que habían muerto después de una vida piadosa, les estaba reservada una gran misericordia.

Las dos cartas que prologan el relato de los acontecimientos, dirigidas a los judíos egipcios 

2 Macabeos: 1

1. A los hermanos judíos que moran en Egipto, los judíos sus hermanos de Jerusalén y de la Judea, salud y completa felicidad.

2. Os conceda Dios sus bienes, y se acuerde siempre de la alianza hecha con Abrahán, con Isaac y con Jacob, fieles siervos suyos;

2 Macabeos: 5; 8-11

han sugerido a algunos especialistas que 2 Macabeos fue escrito para alentar la fidelidad de la comunidad judía de Egipto.


El tercer libro

Conocido como 3 Macabeos, esta obra reviste un mínimo valor histórico. 

Fue escrito por un judío de la ciudad greco-egipcia de Alejandría, probablemente en torno al comienzo de la era cristiana, y su idioma original fue el griego. 

Se han barajado diversas hipótesis para el nombre de este libro, que describe acontecimientos ocurridos en Egipto antes de la revuelta macabea. 

Es posible que el nombre haga referencia a la posición del libro cerca de 1 y 2 Macabeos en numerosas versiones manuscritas de la Septuaginta y a su temática central, un relato del triunfo del pueblo judío sobre otro opresor cronológicamente cercano bajo cuya férula había sufrido.


El cuarto libro

Conocido como 4 Macabeos, este libro es un discurso filosófico sobre la supremacía de la razón piadosa sobre las pasiones. 

El nombre del autor se ignora, aunque lo más probable es que fuese un judío helenista que lo escribió en griego culto en torno al comienzo de la era cristiana. 

La mayor parte de 4 Macabeos se refiere a aquellos judíos que sufrieron martirio por sus creencias religiosas durante la persecución de Antíoco Epifanes, y más específicamente el sacerdote Eleazar, los siete hermanos y su madre 

2 Macabeos: 1; 8-12

2 Macabeos: 5; 1-24

El relato de los mártires macabeos parece haber sido extraído principalmente de 

2 Macabeos: 6; 18-31

2 Macabeos: 7; 1-42